Sáb04202019

Última actualización07:59:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Portada Noticias - Portada Pacientes del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología recibirán mejor atención con nuevos equipos

Pacientes del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología recibirán mejor atención con nuevos equipos

Mar

Su viaje a la playa será ahora más seguro. ¿Cómo estarán las corrientes para ese esperado día? ¿Será seguro meterse al mar? Las respuestas ya están a un click. Expertos de la Red de Observación del Nivel del Mar en América Central (RONMAC) del Departamento de Física de la Universidad Nacional (UNA) elaboran cada semana los pronósticos de corrientes de resaca para las playas más visitadas del Pacífico y el Caribe costarricense. En un mapa, dichas corrientes serán categorizadas como débiles, moderadas, fuertes y muy fuertes, con las recomendaciones para el bañista según la categoría.

La información está disponible cada jueves, tanto en las cuentas de Facebook como de Twitter del Programa RONMAC-UNA, a saber https://www.facebook.com/ronmacuna/ y https://twitter.com/RONMACUNA

Las estimaciones de los especialistas cumplen con la normativa del Global Forecast System (GFS) del National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) de los Estados Unidos.

Y es que las muertes por inmersión en nuestro país son sin duda un problema de salud pública. 60 familias al año entierran a un ser querido que perdió la batalla a manos de una corriente marina. “La escasa rotulación, la carencia de salvavidas, la ausencia de una discusión preventiva en aulas y colegios, y el desconocimiento de recomendaciones para enfrentar una corriente, propician una muerte por semana en Costa Rica”, explica Alejandro Gutiérrez, director del Instituto Internacional del Océano (IOI-UNA) y uno de los encargados de elaborar los pronósticos.

¿Qué puede hacer usted para escapar de ellas? Un poco de sentido común y “malicia” podría salvarle, aseguran expertos del Programa RONMAC-UNA. Algunas de las recomendaciones más importantes son: confirmar con lugareños la existencia de corrientes, seguir las instrucciones y advertencias expuestas en rótulos, buscar sectores de la playa vigilados por guardavidas, ingresar al mar en grupo, lo que aumentaría las posibilidades de aviso en caso de emergencia, y no entrar al agua bajo los efectos del licor o drogas, ni después de comer. Otros consejos tienen que ver con la reacción que se debe tener si se está en plena emergencia; éstos son: no nadar contra corriente, sí diagonal a ella o flotar, “dejándose llevar”, pues las corrientes tienden a “soltar” al bañista. La mayoría de personas que “luchan” contra corriente mueren, debido al cansancio. Más de 600 playas componen el escenario natural costero del país.