Lun11182019

Última actualización07:38:00 AM

Back Usted está aquí: Inicio Opinión Editorial “Envejecer es un proceso no una etapa”

“Envejecer es un proceso no una etapa”

adultos

Muchas personas al llegar a los 60 años de edad, o bien después de jubiladas caen en un estado depresivo tras considerar que ya están viejas que solo estorban en la casa, les duele todo, se marca la celulitis, se notan las arrugas en el rostro y toman determinada cantidad de medicamentos; en lugar de tomar una actitud positiva y romper con aquellas etiquetas que ha puesto la sociedad a la vejez o ser adulto mayor.

Luis Solano, coordinador del Programa Movi, de la Escuela de Ciencias del Movimiento Humano y Calidad de Vida de la Universidad Nacional (Ciemhcavi-UNA), explicó que esa actitud es muy propia de las personas que viven por etapas, las cuales al ser adultos mayores se quejan de malestares y padecimientos que en muchos casos no obedecen a un deterioro por los años, sino a la carencia de hábitos de vida saludable. “Lo que cuesta es que la gente comprenda que envejecer es todo un proceso y no una etapa”, recalcó el investigador.

Añadió que en estudios recientes se ha demostrado que personas de 70 años y más reportan mejores valores en las pruebas físicas que jóvenes entre 25 y 30 años, de ahí que se interpreta que el problema no es la vejez, sino por los malos estilos de vida. “Si la persona realiza poca actividad física, los valores de fuerza, resistencia cardiovascular y flexibilidad empiezan a caer y con ello comprometer la funcionalidad, que es cuando la persona puede valerse por si sola para realizar distintas actividades cotidianas”.

Solano comentó que la falta de actividad física provocará que la persona se vuelva disfuncional, abandone sus tareas cotidianas, se encierre en la casa y aumente el estado depresivo, lo que da pie a la conocida “viejera”.

El experto de Ciemhcavi recomienda que primero hay que considerar que nunca es tarde para empezar, el mejor ejercicio debe ser el que agrade a la persona, motivarse con la disciplina que más lo satisfaga o bien aprender otras actividades, no encerrarse en la casa, salir a pasear y sobre todo no aislarse.

A nivel internacional, el pasado 07 de mayo el diario digital Elpais.com, destacó en la sección Buena Vida, la participación de Eileen Noble, mujer de 84 años de edad, que finalizó el maratón de Londres 2019, con un tiempo de 6 horas, 28 minutos y 7 segundos. En dicha publicación se le consultó a la fisioterapeuta María del Pilar García, si era recomendable que personas en edades avanzadas corrieran una maratón y dijo: “Depende de la predisposición genética y, sobre todo, de la actividad física que hayan realizado durante las décadas previas; los estudios demuestran que en el deterioro físico influye más el sedentarismo que la edad biológica. Si durante la juventud y madurez hicimos deporte asiduamente y llevamos hábitos de nutrición, control de estrés y sueño saludables, podemos llegar a la vejez con un organismo suficientemente fuerte como para enfrentarnos a estos retos tan exigentes".

No se queden en la casa

Don Danilo Garro y doña Ana Jiménez, son dos adultos mayores, que a pesar de su avanzada edad realizan actividad física tres veces por semana desde hace más de 10 años, bajo la supervisión del Programa Movimiento para la Vida (MOVI) de la Escuela de Ciencias de Movimiento Humano y Calidad de Vida de la Universidad Nacional (Ciemhcavi-UNA), que pretende mejorar la calidad de vida de las personas adultas mayores, mediante ejercicios, charlas y actividades sociales de manera que no se vuelvan personas aisladas y depresivas.

Garro, adulto mayor de 81 años de edad comentó que desde su jubilación hace más de 15 años, decidió no quedarse en la casa lamentando su proceso de vejez. Todo lo contrario adoptó un carácter positivo y se integró al programa MOVI, el cual lo ha ayudado a sobrellevar algunos problemas de salud sin mayor complicación. “El ejercicio que hago aquí me tiene con salud física y anímica”, indicó.

Como dato interesante, don Danilo, comentó que siempre le gustó hacer ejercicio, pues cuando era funcionario del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), caminaba a diario de la iglesia de la Merced, en San José, hasta la sede de ese instituto en San Pedro de Montes de Oca.

Su recomendación primordial a otros adultos mayores es que no se queden solos y deprimidos en sus casas, sedentarios e inactivos, porque eso enferma.

Entre tanto, doña Ana, adulta mayor de 77 años y operada de la columna vertebral comentó que la experiencia en MOVI ha sido más que gratificante, pues desde 14 años que asiste al programa realiza los ejercicios que le gusta y pueda realizar, a causa de su lesión de columna, sin que le impongan una rutina de ejercicio en particular. “Llueva, truene o caigan rayos, nada tengo que hacer metida en la casa. Estoy feliz, el grupo es muy agradable, vamos de paseo, contamos chistes y hasta inventamos cuentos. Gozo de buena salud y no paso pensando tonteras”.